CÓDIGO ÉTICO

Uno de los componentes esenciales del Grupo Valtellina es el factor humano, el rendimiento y el empeño excepcional de todos quienes trabajan en, para y con Valtellina. Estamos orgullosos de nuestra historia repleta de éxitos. Los objetivos estratégicos de nuestra sociedad se basan en sólidos fundamentos éticos que son promovidos cotidianamente por la conducta de nuestros empleados y de nuestros socios. Por eso es fundamental que todos los empleados y los socios sean totalmente conscientes de las reglas de nuestro Código Ético y que integren dichos valores y expectativas a sus respectivas actividades y comportamientos personales. El Código Ético, que establece principios y líneas guías, representa solo una parte del sistema que compone la cultura de la conducta ética, en la que el liderazgo personal de cada uno de los gerentes y responsables de la organización desempeña un rol fundamental.
Para afrontar con éxito los desafíos que se presentan en un mercado altamente competitivo es necesario comportarse de manera “ética” y con “responsabilidad moral” sea como individuos que como Sociedad. Cada conducta contraria a las reglas éticas, incluso solo en apariencia, puede fácilmente poner en riesgo la reputación de Valtellina y por lo tanto nos comprometemos a que cualquier violación de las reglas del Código Ético implique graves consecuencias para quien la haya cometido.
Por tal motivo definimos estos requisitos como factores extremadamente estrictos y esperamos que sean respetados por todos, independientemente de la posición que se ocupe en la Organización.

OBJETIVOS COMUNES:
– reforzar y preservar los fundamentos éticos sobre los que se basa nuestra actividad;
– defender los valores que hemos establecido en nuestro Código Ético.
Estamos decididos a promover e incentivar una conducta ética a través del liderazgo personal y le pedimos a cada uno de nuestros empleados y socios comerciales que colabore para lograr este objetivo común.